La religión Maradoniana

Esta religión tiene una iglesia, la Iglesia Maradoniana. Es en este templo donde se alaba con rezos y cánticos al ídolo del fútbol. Hasta allí llegan jóvenes, adultos, niños y mujeres. Todos fervientes creyentes de Maradona.

Las cruces y santos han sido reemplazados por fotografías del deportista, por estrellas, por camisetas con el número “10”. Por supuesto también hay una persona que hace de sacerdote que alaba al dios del fútbol.

Casi para no creerlo, se comportan como una verdadera Iglesia Católica o Evangélica. La diferencia está en el dios en el que creen y en que sus fundadores no son santos ni nada por el estilo, son 2 periodistas argentinos, Hernán Ames y Alejandro Verón.

“Yo soy el Diego de la gente”, esta es la Biblia maradoniana. “Nosotros le damos a Diego sólo amor y tratamos con ese amor compensarle todo lo que él ha hecho por nosotros”, dicen sus creadores.

Un dato importante: el 30 de octubre se celebra la navidad maradoniana, el día en que nació el ídolo, y aunque cueste creerlo la noche anterior también celebran la “Nochebuena”.

El dios del fútbol se llama Diego Maradona

10 mandamientos maradonianos

1. La pelota no se mancha, como dijo D10S en su despedida.
2. Amar al fútbol por sobre todas las cosas.
3. Declarar tu amor incondicional por Diego y el buen fútbol.
4. Defender la camiseta Argentina, respetando a la gente.
5. Difundir los milagros de Diego en todo el universo.
6. Honrar los templos donde predicó y sus mantos sagrados.
7. No proclamar a Diego en nombre de un único club.
8. Predicar siempre los principios de la Iglesia Maradoniana.
9. Llevar Diego como segundo nombre y ponérselo a tu hijo.
10. No ser cabeza de termo y que no se te escape la tortuga.

El milagro

Hernán Amez y Alejandro Verón cuentan que siendo muy jóvenes presenciaron un milagro: Maradona, con una zurda celestial, desparramaba jugadores ingleses por el campo de juego del estadio Azteca antes de encaminarse hacia el arco para convertir el que hoy es considerado el gol más fabuloso de todos los mundiales.

Años después, aquellos adolescentes, hoy convertidos en hombres, pensaron que el autor de ese y otros “tantos milagros” futbolísticos debía tener su templo y así crearon la Iglesia Maradoniana en Rosario, a unos 300 kilómetros de Buenos Aires, la capital argentina.

Año 43 después de Diego

Los fieles a este insólito culto ya suman millones en todo el mundo y se identifican con una credencial, una camiseta y una gigantesca bandera argentina con la inscripción: “Iglesia Maradoniana. La mano de D10s, año 43 dD (después de Diego)”.

La leyenda recuerda el primer gol convertido con la mano por Maradona frente a Inglaterra en el mundial de 1986, en el que se consagraría como el mejor jugador del mundo, y su edad, que marca el calendario maradoniano.