La Religión del Unicornio rosa invisible

El 30% de la gente adora a los unicornios rosas invisibles, la razón de esto se debe a que no conocieron ninguna otra religión puesto que esta es aburrida y estúpida.

Los Unicornistas (o como mierda se llamen) se destacan sobre las otras religiones por su lógica y vista científica sobre los hechos míticos que produce su propio dios, lo cual nos demuestra que de verdad es una mierda de religión de la cual yo ni en pedo me anoto.

Otro hecho de la religión es que el unicornio rosa invisible se roba los calcetines a la gente como manera de dar noticias buenas o malas dependiendo de la prenda robada, la hora en que fue robada y a quien se le robo, un buen ejemplo es el de que te roben el calcetín derecho a las tres de la mañana un día jueves, esto significa una muerte horrible y dolorosa a manos del cuerno del unicornio, o puede significar que no buscaste bien en la lavadora.

Esta religión es una de las mas jodidas para reclutarte, en la escala de reclutamiento regionalista creada por el sujeto de la silla de ruedas se puede entender que los Unicornistas te rompen mas los huevos que los testículos de jehová, Mormones y Evangelistas juntos, además tienen la manía de joderte aun más el primero de abril puesto que es el día mas santo de los Unicornistas, en el cual celebran reclutando mas gente, y si pensad que es una mierda, pues tened razón es una mierda.

Otro hecho importantísimo sobre el Unicornio Rosa Invisible es que tiene a su propio anti-el, como todo Dios (Dios a Diox, Chuck al Anti-Chuck, Jesús a Satanás, etc), este Anti Unicornio Rosa Invisible se llama Ostra Morada y como su nombre lo indica es una Ostra pero Morada. Según libros antiguos de esta religión, que datan del 1994 la, Ostra Morada era fiel a el Unicornio Rosa Invisible, hasta que intento convencer a los otros de que ella prefería las pizzas de Champiñones a las de jamón, ese día fue derrocado de los pastizales del cielo y fue condenada a vivir en la tierra. Actualmente la Ostra Morada es una exitosa directora de películas porno y gana más de 200000000 al año.

Anuncios

La religión Maradoniana

Esta religión tiene una iglesia, la Iglesia Maradoniana. Es en este templo donde se alaba con rezos y cánticos al ídolo del fútbol. Hasta allí llegan jóvenes, adultos, niños y mujeres. Todos fervientes creyentes de Maradona.

Las cruces y santos han sido reemplazados por fotografías del deportista, por estrellas, por camisetas con el número “10”. Por supuesto también hay una persona que hace de sacerdote que alaba al dios del fútbol.

Casi para no creerlo, se comportan como una verdadera Iglesia Católica o Evangélica. La diferencia está en el dios en el que creen y en que sus fundadores no son santos ni nada por el estilo, son 2 periodistas argentinos, Hernán Ames y Alejandro Verón.

“Yo soy el Diego de la gente”, esta es la Biblia maradoniana. “Nosotros le damos a Diego sólo amor y tratamos con ese amor compensarle todo lo que él ha hecho por nosotros”, dicen sus creadores.

Un dato importante: el 30 de octubre se celebra la navidad maradoniana, el día en que nació el ídolo, y aunque cueste creerlo la noche anterior también celebran la “Nochebuena”.

El dios del fútbol se llama Diego Maradona

10 mandamientos maradonianos

1. La pelota no se mancha, como dijo D10S en su despedida.
2. Amar al fútbol por sobre todas las cosas.
3. Declarar tu amor incondicional por Diego y el buen fútbol.
4. Defender la camiseta Argentina, respetando a la gente.
5. Difundir los milagros de Diego en todo el universo.
6. Honrar los templos donde predicó y sus mantos sagrados.
7. No proclamar a Diego en nombre de un único club.
8. Predicar siempre los principios de la Iglesia Maradoniana.
9. Llevar Diego como segundo nombre y ponérselo a tu hijo.
10. No ser cabeza de termo y que no se te escape la tortuga.

El milagro

Hernán Amez y Alejandro Verón cuentan que siendo muy jóvenes presenciaron un milagro: Maradona, con una zurda celestial, desparramaba jugadores ingleses por el campo de juego del estadio Azteca antes de encaminarse hacia el arco para convertir el que hoy es considerado el gol más fabuloso de todos los mundiales.

Años después, aquellos adolescentes, hoy convertidos en hombres, pensaron que el autor de ese y otros “tantos milagros” futbolísticos debía tener su templo y así crearon la Iglesia Maradoniana en Rosario, a unos 300 kilómetros de Buenos Aires, la capital argentina.

Año 43 después de Diego

Los fieles a este insólito culto ya suman millones en todo el mundo y se identifican con una credencial, una camiseta y una gigantesca bandera argentina con la inscripción: “Iglesia Maradoniana. La mano de D10s, año 43 dD (después de Diego)”.

La leyenda recuerda el primer gol convertido con la mano por Maradona frente a Inglaterra en el mundial de 1986, en el que se consagraría como el mejor jugador del mundo, y su edad, que marca el calendario maradoniano.

La Religión Pastafari

Los fans del pastafarismo hemos recibido una gran noticia esta semana: Austria ha reconocido el escurridor de pasta como símbolo religioso. No, no me he tragado una historia de ‘El Mundo Today’, es todo verdad de la buena. Los pastafaris, que existen desde 2005, practican una religión paródica que adora al Monstruo Volador de Espaguetis como dios creador. Uno de sus seguidores, el austriaco y “ateo militante” Niko Alm, ha conseguido que las autoridades le expidan un carné de conducir con una foto en la que luce un colador en la cabeza. En su país sólo se permite aparecer en los carnés cubierto por prendas propias de prácticas religiosas, como los hábitos de las monjas cristianas, los hiyabs de las mujeres musulmanas o los kippah judíos.

Alm asegura que para lograr la hazaña ha estado tres años peleando con la policía, que le obligó a llevar a cabo unas pruebas psiquiátricas que demostraran que estaba en sus cabales. Sin embargo, un portavoz policial lo niega todo: “La licencia estaba lista en octubre de 2009, pero no fue recogida. La foto no fue aprobada por cuestiones religiosas. El único criterio que se aplica en estos casos es que la cara esté completamente visible”, ha declarado Manfred Reinthaler a la BBC.

La Iglesia del Monstruo Volador de Espaguetis surgió como una burla atea del creacionismo, cuyos defensores defienden el origen divino de la vida (“diseño inteligente”, lo llaman) y pretenden que éste se enseñe en las escuelas como alternativa a la evolución. Los pastafaris creen que si el Dios cristiano está presente en las clases de ciencia, también se debería proponer como posible creador al Monstruo Volador de Espaguetis: hay las mismas evidencias empíricas de la existencia de ambos. El culto al MVE tuvo un gran boom en internet al poco de nacer, y hoy cuenta con miles de adeptos en todo el mundo.

Simpatizo con esta religión por diversos motivos. Como fan de la pasta, adorar a un bola voladora gigante de espaguetis con tomate y albóndigas me resulta muy atractivo. Salvo quizá Buda con sus generosas carnes, que dejan adivinar un pasado de buen comer, y Baco con sus caldos, pocas divinidades dicen mucho en términos gastronómicos.

En el cielo al que van los pastafarianos hay volcanes de cerveza fría y strippers, mientras que en el infierno la cerveza está pasada y los strippers transmiten enfermedades sexuales. También me gusta que el viernes sea el día sagrado, habiendo sido siempre mi favorito. Que digan “ramén” en vez de “amén” es otro plus, ya que devoro dicha sopa japonesa de fideos siempre que puedo. Las fiestas de guardar pastafarianas son lo más: la Pastover coincide con la Passover (pascua judía), y en ella se consumen ingentes cantidades de espaguetis en honor al Monstruo Volador, mientras que en el Ramendán lo único que se puede tomar durante el día es ramen.

Los pastafarianos también honran a su dios con imaginativas creaciones culinarias, como tacos de espaguetis, galletas, ‘cupcakes’ y tartas decoradas con figuras del Monstruo. Es frecuente que éste se les aparezca en platos de pasta con albóndigas, tostadas o incluso en fruteros.

Para la Iglesia del Monstruo Volador de Espaguetis, el único dogma es que no hay dogmas. Y de ahí nace el mayor defecto que le veo yo a esta religión: que no tiene escisiones ni sectas. Como admirador de las mismas desde que vi la escena de ‘La vida de Brian’ en la que sus seguidores se dividen entre adoradores de la calabaza y de la sandalia, las echo de menos. Pero bueno, siempre puedo confiar en que un día algún grupo de pastafaris veganos niegue la existencia de albóndigas en el Monstruo, las sustituya por tofu y se monte el lío.

La Religion Jedi

Aunque pueda parecer una broma, solamente en el Reino Unido hay 390.000 fieles oficiales de esta religión, convirtiéndose en la cuarta fe del país, superando por ejemplo al judaísmo y al budismo, con un nada despreciable 0’7% de la población. Si siempre te molaron los sables laser, y estas cansado de ir a misa los domingos, la fuerza te llama.

A continuación resumimos los preceptos básicos de la doctrina de la Jedi Church, consultables en su web oficial, en la cual, además, podrás “apuntarte”. Quien iba a decir hace diez años que para formar parte de una religión ya no tendrías que bautizarte, ni tomar la comunión, ni ir a confirmarte, sino que podrías apuntarte por interné…

Existe una fuerza que une al universo, creado por todas las formas vivientes, que nos rodea y forma parte de nosotros (o como diría Yoda: unidos somos, una fuerza superior creada que nos rodea…). Este concepto está implícito en la mayoría de las religiones: sustitúyase fuerza por dios, etc.

Existen dos lados de la fuerza, el lado oscuro y el luminoso (que raro queda lo de luminoso). Es decir: el bien y el mal, dios y el demonio, etc. Perooo, la diferencia con las otras religiones es que la iglesia Jedi no establece un código moral de lo correcto o lo incorrecto, sino que entiende que todas las personas tienen un conocimiento innato que les ayuda a discernir entre el bien y el mal, y por tanto, cada fiel debe “escuchar” a la fuerza y actuar según su interpretación de lo correcto y no según lo que le diga una autoridad religiosa.

El bien y el mal solo son posibilidades de la fuerza, y cada uno tiene la capacidad de elegir entre ambas, ya que una es necesaria para la otra. Esto puede ser peligroso…

La religión Jedi no pretende establecerse como la doctrina verdadera, como hacen la mayoría de las religiones, ya que cada fiel tiene una experiencia personal, un modo de entender la vida, y por tanto, no puede imponerse a los demás. Es decir, que la religión jedi sería más un estilo de vida que una religión tal y como se entiende en el mundo occidental.