Un libro que enseña a usar los hijos como pesas de Gimnasio

Si usted está estrenándose como papá, no tendrá tiempo para nada. Cocinar es imposible y consumir comida rápida se vuelve una rutina. Hacer ejercicio deja de ser una opción, y con los días, la barriga que la mamá lucía durante el embarazo parecerá haberse tele transportado al cuerpo del papá. Pero no todo está perdido. Durante nueve meses estuvo en gestación su nuevo compañero de ejercicio, listo para fortalecerlo y hacerle perder kilos de más.

Baby Barbells es el libro de Joshua Levitt que encuentra un punto de equilibrio en el que los papás primerizos pueden ejercitarse con sus hijos, mientras juegan y comparten. La idea es convertir al bebé en una herramienta con la que se pueden hacer diferentes ejercicios que, mediante el levantamiento del bebé, tonifican los músculos y mejoran el estado físico.

Joshua Levitt tiene 36 años y es naturópata y también es papá. Fue gracias a su hija Sircia que le surgió la idea de crear los ejercicios. Un día llegó a su casa y su esposa le entregó al bebé diciéndole: “Es tu turno, estoy exhausta”. Sircia lloraba sin parar y nada la tranquilizaba. Levitt se acostó en el piso con Sircia sobre su pecho, la tomó por debajo de los brazos y empezó a levantarla arriba y abajo. “Mientras tanto, le hablaba a Sircia diciéndole: bebé arriba, bebé abajo”. La niña se reía, y Levitt sentía que sus tríceps empezaban a sentir el peso del movimiento. El ejercicio se llama: flexiones de pecho con bebé.

Levitt comenta que con su programa se obtienen resultados visibles y que aunque parezca divertido, los ejercicios son una actividad a la que se le debe sacar provecho cuando no se cuenta con el tiempo para ser papá, esposo y médico (como en el caso de Levitt) al tiempo. “Yo sé que con mi programa nadie se convertirá en fisicoculturista, pero sí puedo garantizar una vida saludable y estar en forma”, dice Levitt.

Sircia tuvo dos hermanos, Callie y Zaiah. Ambos hicieron con su papá la rutina de gimnasio y ayudaron a Levitt a darse cuenta de un hecho: a medida que los bebés crecen, mejoran su equilibrio, reciben instrucciones y eso también beneficia al papá. Además, se crea una relación de cercanía y confianza con el bebé que con seguridad perdurará. El bebé necesita toda la atención del papá. Es una íntima interacción. No hay forma de hacer estas actividades, por ejemplo, manipulando un Blackberry.

Ejercicios para ensayar en casa:

1. Baby bench press (flexiones de pecho con bebé): fortalecen el pecho y los tríceps. Acuéstese boca arriba. Sostenga al bebé por las axilas. Levántelo y bájelo.
2. Precious cargo row (remo): Fortalece hombros. Ponga al bebé en la sillita del carro y asegúrelo con el cinturón. Ponga la sillita cerca a una silla normal. Apoye una mano y la rodilla del mismo lado sobre el asiento de la silla. Tome la silla del bebé por la manija y levántela manteniendo la espalda recta.
3. Tot squats (sentadillas): Fortalece piernas y nalgas. Párese con los pies separados a la misma distancia de los hombros. Acune al bebé en sus brazos. Agáchese con profundidad y levántese.
4. Peek a boo pops ups: Fortalece la espalda. Acuéstese boca abajo y estire los brazos hacia el frente para sostener a su bebé. Levante la parte de arriba y abajo del cuerpo y levante las manos del bebé. Vuelva a la posición inicial.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.