Dummies morbosos.

PARIS.- Las pruebas de choque, conocidas en el mundo de la automoción como crash-test, se llevaban a cabo por encargo de la Universidad Técnica de esta misma ciudad. Los ensayos estaban destinados a mejorar la protección de los asientos contra el latigazo cervical en caso de colisiones por alcance.
Lo espinoso del asunto radica en el hecho de que, según se supo ayer, los familiares de los involuntarios conductores tan solo habían dado su permiso para que se realizase la autopsia de los cadáveres, no para que los cuerpos de sus allegados fuesen utilizados en accidentes simulados.

Veinte cuerpos Desde mediados de los 90 hasta el verano del 2003, han sido 20 los cadáveres que han sido sentados al volante en un estudio de movimientos para la simulacion de choques provocados a una velocidad de entre 10 y 15 kilómetros por hora.

Este estudio formaba parte de una investigación de la Unión Europea, finalizada hace ano y medio para estudiar las consecuencias de los traumatismos de la columna vertebral originados cuando el vehículo es embestido por detrás, por ejemplo en una colisión en cadena, según ha afirmado el director del Instituto para la Seguridad de Vehículos, Hermann Steffan.

Los datos obtenidos durante estos experimentos, que en la jerga automovilistica recibe el nombre de prueba de whiplash y que permite analizar con exactitud los movimientos del cuello y de la cabeza, son utilizados para la construccion de dummies que normalmente emplean a su vez los fabricantes de automoviles para diseñar asientos de vehículos que protejan mejor al conductor contra este tipo de lesiones cervicales.

?Sin pruebas de esta naturaleza, habría sido imposible desarrollar y construir este tipo de muñecos?, ha declarado Steffan, que insiste en la importancia de estos experimentos para los que no existe alternativa de evaluacion técnica.

‘Si no nos dejan efectuarlos aquí, los haremos en otro lado’, ha subrayado Steffan quien dejo igualmente claro que ninguno de los ‘human post mortem'(nombre que se da a estos cadáveres) ha sufrido males mayores.

Sin embargo, todas estas macabras practicas han salido a la luz después de que el propio Steffan pidiera, esta vez si, la opinión de la Comisión Etica de la Facultad de Medicina para proseguir con nuevos experimentos que exigen la ampliación de este estudio y la utilizacion de cinco nuevos cadáveres.

Autorización previa

Este organo, que en Austria solo se ocupa de velar por los valores eticos de los tratamientos a los que son sometidas las personas vivas, lleva tiempo preocupado por este tipo de experimentos. Sin embargo, el citado organismo solo podra dar una recomendacion y jamas una directiva vinculante, segun ha declarado Peter Rehak, director del Instituto Forense de la Facultad de Medicina de Graz.

Ante estos hechos, la polémica no ha hecho mas que aumentar en las ultimas horas y los juristas insisten en que experimentos que requieran la utilizacion de cadáveres, solo podrán llevarse a cabo en el caso de que las personas hubieran firmado una declaración explicita de que permiten autorizando la utilización de sus restos para estudios de investigación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s